Monday, June 11, 2007

POR FIN EL DISCO, POR FIN FORTHCOMING SCIENCE THEORY

Grabación de Forthcoming Science Theory, día uno. 11 de junio. Diario de grabación.

Hoy es once Junio. Hace un día espléndido, seguramente como el once de Junio del año pasado. Hoy, un año, un mes y cinco días después de nuestro primer concierto, The Baltic Sea hemos recogido a nuestro productor, Paco Loco, en el aeropuerto de Sevilla, hemos conducido los aproximadamente cien kilómetros que nos separaban del estudio de grabación y Forthcoming Science Theory ha empezado a sonar en la mesa Cadac del Estudio de Paco Loco.

Escribiré sobre cada día de la grabación. El plan es estar encerrados aquí en el Puerto de Santa María hasta primeros de Julio, con un breve viaje a casa el 20 de Junio para una pequeña actuación en FNAC Sevilla.

El estudio de Paco Loco está ubicado en una especie de búnker semienterrado en el jardín de su casa. Su casa es un chalet de piedra con muchos árboles y algunos gatos que campan a sus anchas casi por todas partes. Nosotros nos alojaremos en una pequeña casa, justo al lado del estudio, cuya puerta está a escasos quince pasos de una estupenda piscina. El jardín es sombreado y eso ayuda a que el ambiente sea fresco, en un día que ya de por sí no es caluroso y que, al menos a mí, me recuerda a los días de verano de Noruega: Luz, frescor, sombra y un cierto sentido de estar en el lugar correcto. Este es el lugar correcto. Este es el momento correcto.

Sin perder más que el tiempo de tomarnos un café en su cocina, una cocina muy de estar grabando un disco, muy amplia, muy luminosa, antes de las once de la mañana estábamos ya dentro del estudio comenzando a preparar las baterías.

Es un espacio rectangular, de unos quince metros de largo y unos seis de ancho con el suelo y algunas paredes de madera, otras paredes son de piedra, o están cubiertas de paramentos de tela weige. Los colores son muy importantes, como la luz, a la hora de crear un clima de concentración relajada y desde luego en este estudio de grabación nada falla en ese aspecto. Es como si al salir por la rampa suave que lleva al jardín, fuésemos a ver todo nevado y nos fuera a sorprender lo más mínimo.

Dentro del estudio hay tres estancias separadas por puertas de cristal; al entrar encontramos una gran mesa de mezclas, una mesa Cadac, el control. A mí me recuerda a un laboratorio de comunicaciones de Washington en 1962.

La sala es una estancia larga, amplia y oscura. Llena de guitarras, bajos, contrabajos, teclados, pianos, teclados, también con suelos de madera, con luz tenue. A trozos piso alfombras que hacen que sea todo un poco más confortable. Nada está fuera de lugar aquí.

Al fondo del todo está la sala de las baterías, hay dos e infinitas combinaciones de timbales, cajas y platos. Es una sala donde las paredes son de piedra. La luz es allí algo más intensa

El ritmo de trabajo hoy ha sido bastante bueno, grabamos las guías; voz y guitarra acústica, de cinco temas. Por cierto, la guitarra es una Gibson Hummingbird (!). Luego trabajamos sobre las baterías. Javi graba sin errores y estamos viendo muchas aristas a las canciones que llevamos hasta ahora y yo estoy muy contento de comprobar que, efectivamente, todo iría mejor aquí.

Habíamos barajado la posibilidad de trabajar canción a canción, grabar todo de cada tema y no pasar al siguiente hasta que no quedase terminado; pero al final estamos grabando por partes, primero baterías y bajo, luego guitarras y arreglos y demás...

Así que el balance de este primer día es muy satisfactorio. Ahora estamos en nuestra casa de estos días, viendo la tele tranquilamente mientras llega mañana y seguimos con lo nuestro. Buenas noches.

e.